Aun así los hermanos no pierden la fe de que algún testigo “se quiebre” y cuente qué pasó con “Pochi”. En la indagatoria, el policía negó saber sobre el hombre desaparecido.

Marcelo Cecilio Acevedo desmintió todo. Negó haber sido amante de la peluquera Alejandra Espinosa, procesada y detenida por el asesinato de Abel “Pochi” Ortiz. También aseguró no formar parte de una asociación ilícita policial que, entre otras cosas, además de haber atentado contra la vida del hombre desaparecido, liberaba zonas en Villa Mercedes. Y, por último, negó saber qué sucedió con “Pochi”, desaparecido el 16 de setiembre de 2014. Pero, para los hermanos de la víctima, el jefe policial mintió monumentalmente ante el juez. Aun así, sus ilusiones de descubrir dónde está Abel se conservan intactas. “No perdemos la esperanza de que alguien, en algún momento, diga la verdad sobre lo que le hicieron a nuestro hermano”, dijo Carolina.

Hay cuatro fuertes sensaciones que se cruzan y hacen mella en los padres y los hermanos de Abel por estos días. Por un lado, el alivio y la satisfacción de ver que, de a poco, son acorraladas las personas que, a su entender, hicieron desaparecer a “Pochi”. La última medida del juez Leandro Estrada de detener al ex jefe de la Comisaría 9ª les ha devuelto vida y luz a su semblante. Por otro lado, también se recrudeció el temor de que algo malo les pase a ellos o, lo que es peor, a un ser querido, de mano de quienes no quieren que descubran la verdad.