La audiencia se reprogramó para hoy para resolver el pedido del abogado de Alberto Leyes de reasumir la defensa.

Como los culebrones. Así se estiró, un capítulo más, la historia en torno a la investigación por el asesinato de Romina Aguilar, la esposa del intendente de La Calera, Diego Lorenzetti, hoy suspendido en sus funciones. Procesado y encarcelado como supuesto autor intelectual del crimen, el funcionario iba a declarar ayer para ampliar su indagatoria, pero la renuncia y posterior reasunción del defensor del ex legislador Alberto Leyes motivó al juez Sebastián Cadelago Filippi a postergar la audiencia por un día.
El testigo Luis Carlos Blatter también iba a declarar ayer y del mismo modo fue aplazada su testimonial, confirmó ayer el abogado de Lorenzetti, Carlos Salomón.
La defensa de Leyes, a quien el taxista Blatter incriminó en su testimonio, había renunciado el lunes y, en el mismo escrito, el actual secretario legislativo del Senado provincial le anunció al juez que se retiraba de la causa, a la que se había incorporado en forma voluntaria el 16 de marzo.