Cuatro cazadores furtivos envenenaron a 8 leones en un criadero de Sudáfrica para cortarles sus patas y hocicos debido a que son considerados elementos importantes para la elaboración de pociones de brujería.

Fueron asesinados 2 leones y 6 leonas de entre 3 y 4 años de vida que se encontraban en el establecimiento Predators Rock Bush Lodge, en la ciudad de Rustenburgo, según informó el Dialy Mail.

Gert Blom, propietario del criadero, confesó que los cazadores atravesaron dos vallas y un muro de 2,4 metros de altura para luego arrojar a los felinos carne de pollo envenenada y mutilarlos posteriormente.

«Cortaron 32 patas por sus garras y 8 de sus hocicos por sus dientes después de matarlos de manera atroz, ya que los animales agonizaron de manera terrible», expresó en hombre entre lágrimas.

Además de los adultos, los cazadores provocaron la muerte de dos cachorros que habían mamado la leche envenenada de sus madres. A su vez, dos leonas también se encontraban a punto de parir tres cachorros cada una, con lo cual un total de 16 leones murieron.

Según pudo registrar el Daily Mail, esas partes de los animales son utilizadas para preparar pociones y son de gran valor en el mercado clandestino.