El hallazgo de una bomba de la Segunda Guerra Mundial en una zona cercana en el río Támesis ha obligado a cerrar el aeródromo London City Airport, que permanecerá clausurado este lunes con todos sus vuelos cancelados.

El cierre del aeropuerto del este de la capital británica afectará a 16.000 pasajeros después de que el explosivo fuera descubierto este domingo sobre las 05.00 GMT mientras se llevaban a cabo unos obras, según informó la Policía Metropolitana de Londres (Met).

El cierre se efectuó sobre las 22.00 GMT del domingo y los agentes colaboran actualmente con efectivos de la Marina Británica a fin de retirar el explosivo.

La bomba sin detonar fue descubierta el domingo durante los trabajos que se realizan cerca de un muelle en el río Támesis, situado a poca distancia de la única pista de despegue y aterrizaje de este aeropuerto.

“Reconozco que esto está ocasionando inconvenientes a nuestros pasajeros y, en particular, a algunos de los vecinos de la zona”, admitió el consejero delegado del aeropuerto, Robert Sinclair, a medios locales.