Un grupo de hombres atacó con armas blancas a pasajeros en la terminal de Cantón, en el sur del país. Es el tercer atentado de este tipo ocurrido en el último mes.

Seis personas resultaron heridas hoy en un ataque con arma blanca en una estación de trenes de la ciudad de Cantón, en el sur de China, en la última de una serie de agresiones del mismo tipo atribuidas por las autoridades a musulmanes de Xinjiang.

Cuando eran las 11.30 (hora local), unos hombres armados con cuchillos atacaron a pasajeros en la principal estación de la ciudad, declaró la Oficina de Seguridad Pública. Policías intervinieron y abrieron fuego, alcanzando a uno de los agresores. En tanto, los seis heridos fueron hospitalizados.

Según el Diario del Pueblo, el órgano oficial del Partido Comunista, los agresores, cuatro hombres que llevaban un tocado blanco en la cabeza, ignoraron las advertencias de los policías, que entonces abrieron fuego. Uno de los agresores murió, otro fue detenido y los dos últimos se dieron a la fuga, informó el mismo medio. De estos, uno fue detenido más tarde por la policía.

El diario Nanfang Dushi Bao señaló, citando a varios testigos, que los asaltantes de Cantón iban vestidos de blanco y armados con cuchillos de “unos 50 centímetros”.
Este nuevo incidente tuvo lugar menos de una semana después de que un ataque con cuchillos y explosivos en una estación de trenes de Urumqi, capital de la región de mayoría musulmana de Xinjiang, dejara tres muertos, entre ellos dos agresores, y 79 heridos. Ese atentado fue atribuido por las autoridades a “extremistas religiosos” de Xinjiang.

En marzo, otro ataque perpetrado por un comando de hombres armados con machetes en la estación de trenes de la ciudad de Kunming dejó 29 muertos y 123 heridos. Esa matanza, que los medios calificaron de “11-S chino”, también fue atribuida por las autoridades a “personas de Xinjiang” y a movimientos separatistas islamistas de esta región.

No obstante, Hua Chunying, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, se negó hoy a especular con la autoría del ataque cometido en Cantón. “Sean quienes sean los autores de este ataque violento y sus motivaciones, serán llevados ante la justicia (…) y el gobierno actuará con firmeza para proteger las vidas y los bienes de los ciudadanos chinos”, declaró.

Del lado de Estados Unidos, Daniel Russel, secretario de Estado adjunto para Asia Oriental y el Pacífico, declaró desde Hong Kong que Washingtón está “horrorizado” y “condena categóricamente este ataque contra civiles inocentes”.