Este domingo, China endureció sus medidas y restricciones para detener la epidemia del coronavirus que causó ya 56 muertos y casi 2.000 contagios, mientras que Estados Unidos y Francia se preparan a evacuar a sus ciudadanos de Wuhan, ciudad foco de la enfermedad puesta en cuarentena.

Esta ciudad de 11 millones de habitantes se encuentra aislada desde el jueves, junto a una gran parte de la provincia de Hubei, de la que es capital.

Las inéditas medidas, que afecta a decenas de millones de personas, tienen como objetivo frenar la expansión de la epidemia, que el presidente chino Xi Jinping calificó de «grave» amenaza.

Altos funcionarios sanitarios chinos indicaron este domingo que este nuevo coronavirus «no es tan potente» como el virus del SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), origen de una mortal epidemia en 2002-2003, pero sí más contagioso.

El SRAS provocó 774 muertos en todo el mundo, entre ellos 349 en China continental y 299 en Hong Kong.

Fuera del foco en Wuhan de la actual enfermedad, cuatro ciudades, entre ellas Pekín y Shanghái, anunciaron la suspensión de la circulación de los autobuses de larga distancia, una medida que afecta a millones de personas que se desplazan con motivo de las vacaciones del Año Nuevo chino.

Además, la provincia de Guangdong, la más poblada de China, impuso este domingo a sus 110 millones de habitantes la obligación de portar una mascarilla respiratoria. Esta imposición ya está vigente en Wuhan.

Casi todas las víctimas mortales fueron registradas en Wuhan o en la provincia de Hubei, pero el domingo el virus se cobró su primera vida en Shanghái, gran metrópolis financiera del este del país.

El patógeno se ha extendido a China y a varios otros países del planeta tan lejanos como Francia, Estados Unidos o Australia.

El Departamento de Estado norteamericano indicó el domingo que contratará vuelos de Wuhan a San Francisco para evacuar a su personal consular y otros ciudadanos estadounidenses de la ciudad.

Por su parte, el grupo automovilístico francés PSA anunció que repatriará a sus trabajadores residentes en la región de Wuhan y a sus familias.

Japón y Corea del Sur también están estudiando medidas similares para los ciudadanos en esa región.

Los tres primeros casos en Europa fueron registrados en Francia el viernes. Otros contagios confirmados o sospechosos se han detectado en Australia, Japón, Singapur, Malasia, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia, Vietnam, Nepal y Canadá.