Lo acusa de corrupción. El juez Lijo tomará declaración al Vicepresidente y a su socio, José María Nuñez Carmona, entre otros. Sospecha que entre los dos compraron la empresa en quiebra a través de la sociedad Old Fund para hacer negocios con el Estado.

Amado Boudou deberá presentarse ante la Justicia el próximo 15 de julio a las 11 de la mañana.

El vicepresidente fue convocado por el juez federal Ariel Lijo por la llamada causa Ciccone, donde se investiga la compra de esa imprenta donde se fabrican los billetes de Argentina.

Las sospechas judiciales están basadas en que Boudou, junto a su socio e íntimo amigo José María Núñez Carmona, habrían adquirido Ciccone a través del fondo The Old Fund y de Alejandro Vandenbroele. Según describe el magistrado en el documento conocido hoy, el objetivo era “contratar con el Estado Nacional la impresión de billetes y documentación oficial”.

En ese entonces, el vicepresidente era ministro de Economía. Según se investiga en el juzgado de Lijo, Boudou y su socio se reunieron con integrantes de la familia Ciccone para obtener el 70% de la empresa. En esa operatoria, la pesquisa también tiene la mira puesta en las acciones de funcionarios de la AFIP, como Resnick Brenner, jefe de asesores de dicho organismo.

A pesar del pedido de la defensa de Boudou de la nulidad de los testimonios de Nicolás y Héctor Ciccone, ahora, el juez Lijo lo llama a indagatoria; además de Boudou, también fueron citados su socio y amigo José María Núñez Carmona, el monotributista Alejandro Vandenbroele -quien quedó a cargo de la imprenta-, además de los empresarios Nicolás Ciccone y su yerno, Guillermo Reinwick.

El fiscal Di Lello también había imputado a Ricardo Echegaray pero Lijo no citó al titular de la AFIP.

El vicepresidente podrá cumplir con su derecho de defensa el 15 de julio, a las 11, según adelantó el Centro de Información Judicial (CIJ).

La resolución del juez Lijo señala:

“En base al requerimiento del fiscal federal Rívolo y del dictamen del fiscal federal Di Lello, las medidas probatorias realizadas a lo largo de la instrucción han permitido circunscribir el objeto procesal en los siguientes términos: Amado Boudou, junto a José María Nuñez Carmona, habrían adquirido la empresa quebrada y monopólica Ciccone Calcográfica, mientras Boudou era Ministro de Economía, a través de la sociedad The Old Fund y de Alejandro Vandenbroele, con el fin último de contratar con el Estado Nacional la impresión de billetes y documentación oficial”.

“Boudou, aprovechando su condición de funcionario público, y Nuñez Carmona, habrían acordado con Nicolás y Héctor Ciccone, y Guillermo Reinwick la cesión del 70% de la empresa «Ciccone Calcográfica» a cambio de la realización de los actos necesarios para que la firma pudiera volver a operar y contratar con la Administración Pública”.

“Amado Boudou habría tenido injerencia, de forma directa, presenciando las reuniones para la adquisición, y, junto a Resnick Brenner -jefe de asesores de la AFIP- en el trámite de un plan de pagos ilegal en AFIP. Asimismo, habría intervenido, a través de personas interpuestas, en los actos necesarios para el levantamiento de la quiebra, con el objetivo de obtener el certificado fiscal para contratar con el Estado Nacional”.

“Esa finalidad se habría visto satisfecha una vez que Boudou ya era vicepresidente en, al menos, una oportunidad con Casa de la Moneda”.