Zafar, un delfín macho de 3 metros, apareció este verano en las costas de la Rada de Brest, en el Departamento de Finisterre, al noroeste de Francia, informó el sitio Le Télégramme.

Al principio era el simpático compañero de los chicos que salían a navegar, pero con el correr de las semanas se frotaba en los barcos y boyas, sacó a empujones a una mujer del mar y casi volteó a un kayakista cuando intentaba remar, todo esto mientras exhibía una erección.

El delfín protagonizó sus fechorías en Plougastel, Logonna y Landévennec, pero sólo en esta última localidad se le prohibió a los bañistas meterse al mar por temor a su ímpetu.