Es una iniciativa de Francia a la que se plegaron Nigeria, Chad, Níger, Benin y Camerún. Consideran que la secta fundamentalista islámica es “una gran amenaza para la región”.

Por iniciativa del presidente francés Francois Hollande, cinco jefes de Estado africanos se reunieron en París y adoptaron un plan de acción conjunto contra el grupo ultraislámico nigeriano Boko Haram, autor de sangrientos ataques contra aldeas en su país y responsable del reciente secuestro de más de 200 niñas y adolescentes. Lo consideran “una gran amenaza” para la región.
De la cumbre participaron, además del propio Hollande, los mandatarios de Nigeria, Chad, Níger, Benin y Camerún. También estuvieron representantes de la Unión Europea, Estados Unidos y el Reino Unido. “Estamos aquí para declarar la guerra a Boko Haram”, resumió en conferencia de prensa conjunta el camerunés Paul Biya.
Su par de Chad, Idriss Deby, subrayó “la determinación en enfrentarse a los terroristas que gangrenan la región”. “Estos terroristas ya han hecho daño en la subregión, dejarles seguir, es arriesgarse a dejar el conjunto de la subregión de Africa en desorden”, dijo.
El plan adoptado prevé “la coordinación de los servicios de inteligencia, el intercambio de información, la centralización de medios, la vigilancia de las fronteras, una presencia militar en torno al lago Chad y capacidad de intervención en caso de peligro”, detalló Hollande. Y agregó: “No hace falte que Francia despliegue unidades militares, están presentes en la región”.
Su homólogo nigeriano, Goodluck Jonathan, criticado por su lentitud de reacción tras los actos de Boko Haram, se declaró “plenamente comprometido” en encontrar a las cerca de 200 jóvenes secuestradas hace un mes por Boko Haram. “Estamos plenamente comprometidos en encontrar a las chicas, estén donde estén”, aseguró.
Esto se da en medio de nuevos y brutales ataques de Boko Haram en la región, en este caso sobre Camerún. Dos personas murieron y otras diez fueron secuestradas hoy cuando unos 200 extremistas de la agrupación tomaron una planta china en el norte camerunés.