Foto: Policía de SL

El lunes a las 18:15, efectivos policiales que realizaban recorridos preventivos por el microcentro, divisaron en calle Rivadavia a una persona cociéndose las zapatillas. Sin dudar, los uniformados que cumplían servicios en la zona, empezaron a recaudar dinero.  Le consultaron al hombre cuánto calzaba, y se dirigieron a una zapatería cercana, donde le compraron un par de zapatillas.

Un uniformado manifestó “creo que él no nos dijo nada, pero su felicidad estaba en su cara cuando las miraba y caminaba viendo las zapatillas. Para nosotros fue el gran agradecimiento”. Colaboraron con la cruzada solidaria las auxiliares Andrea Ysaguirre, Gisela Andrada y Valeria Schiro; y los agentes Juan Miranda, Ezequiel Mariño y Braian Ortega.