Dos nuevos atentados explosivos contra comisarías en Colombia se sumaron este domingo a un ataque similar ocurrido ayer y elevaron la cantidad total de víctimas a por lo menos siete muertos y 49 heridos, informaron fuentes oficiales.

Mediante un comunicado firmado por su “frente de guerra urbano nacional” y publicado esta tarde en su página de internet, el ELN se hizo responsable del estallido de una bomba en una estación de la Policía Nacional en un barrio residencial de Barranquilla, que dejó cinco muertos (todos policías) y 42 heridos (27 agentes y 14 civiles).

El segundo, igualmente en la madrugada y de similares condiciones, tuvo lugar contra una comisaría en una zona rural del municipio Santa Rosa del Sur, del municipio Bolívar, también en el norte del país, y causó la muerte de dos policías y heridas a otro.

En el último caso, después de la explosión, atacantes no identificados siguieron hostigando la comisaría por 25 minutos, según fuentes policiales citadas por la radio Caracol.