Este miércoles inició el proyecto impulsado por la ministra de Desarrollo Social,  Alida García Peanú, para incluir a las mujeres internas del Complejo Penitenciario I, Unidad Nº 4, de la ciudad de San Luis. Los talleres son dictados por el Programa Inclusión Social.

El objetivo de los encuentros es la capacitación de las internas que deseen participar en el taller de costura dictado por la diseñadora de moda y técnica auxiliar en corte y confección, Paola Ochoa. Tiene una carga horaria de tres horas semanales y por el momento son nueve las internas que se sumaron a la actividad.

Cabe destacar que la capacitadora es quien se encuentra a cargo de los cursos ministeriales dictados a las beneficiarias del Plan de Inclusión Social.

El taller tiene dos objetivos, por un lado brindar las técnicas y herramientas necesarias para que las participantes puedan aprender a usar la maquinaria disponible en la Unidad, para crear productos de uso personal (bolsos, reciclado de vestimenta, etc.), los cuales además, podrán comercializar en los distintos lugares que les facilita la Penitenciaría; por el otro adquirir conocimientos para sumar su mano de obra al trabajo conjunto a realizar, entre las carteras de Desarrollo Social, Salud y la Penitenciaría; para lograr producir la ropa blanca que utilizan los hospitales públicos de la provincia, tales como: sábanas, toallones, toallas y ambos para personal médico, con el nombre bordado de cada centro de salud.

La primera clase contó con la presencia de la jefa del Programa de Inclusión Social, Karina Naranjo, quien luego de observar la actividad y saludar a las internas se reunió con el director penitenciario, Ernesto Sáez.

“Agradezco a la ministra García Peanú por su disposición y el trabajo de su equipo. Este nexo es otra posibilidad de inclusión para que nuestras internas adquieran un oficio y cultura de trabajo, que les facilita de algún modo, volver a insertarse en la sociedad”, expresó Sáez.