Una tabla te ayudará a evaluar la condición corporal de tu mascota y a saber si tiene kilos de más. En caso de que esté excedida, te ayudamos a ponerla en forma.

Darte cuenta de que tu perro tiene algunos kilos de más puede resultar difícil, pero detectarlo a tiempo es fundamental para evitar posibles trastornos. El sobrepeso le puede causar problemas articulares, diabetes, disminución en la función inmunológica y enfermedades de la piel, además de una expectativa de vida más corta.

Existen diferentes maneras de diagnosticar el sobrepeso o la obesidad. La primera sugerencia es que, ante la duda, consultes a un veterinario.

Una guía práctica para saber si tu perro tiene sobrepeso es usar la siguiente tabla de evaluación de la condición corporal. Este método es fácil de interpretar y basta con observar a tu mascota desde arriba y desde el costado para hacer una evaluación.

Al palpar las costillas, se deben poder tocar perfectamente cada una y las debe cubrir una capa mínima de grasa. Por otra parte, la cintura se debe apreciar fácilmente desde una vista de arriba y el abdomen se debe encontrar firme y contraído.

Si tu perro tiene todas estas características, está en su estado corporal ideal. Ahora bien, si al tocarlo te das cuenta que las costillas no se palpan del todo bien porque hay una capa de grasa que me lo impide, quiere decir que tiene sobrepeso. En ese caso tenés que llevarlo a un veterinario de confianza, quién te dirá cuáles serán los pasos a seguir: actividad física ideal y acorde para tu mascota, qué cantidad de kilos debe bajar, alimento que debe consumir y la cantidad de ración adecuada.

Si, por lo contrario, no existe esa mínima capa de grasa y las costillas se visualizan a simple vista nos está indicando que está muy flaco. En ese caso debemos aumentarle un poco la ración diaria de alimento balanceado.

¿Por qué está gordito?

Conocer los factores que pueden influir para que tu mascota aumente de peso es útil para evitarlos y tratar de eliminarlos. Algunos de ellos son:

* Que le estés dando más cantidad de alimento de la que necesita.

* Que no haga actividad física.

* Que tenga una predisposición genética a engordar.

* La edad: cuando se acercan a los 7 años el metabolismo se empieza a enlentecer y puede comenzar a tener algunos kilos de más.

* Si está castrada o esterilizada.

Dos aliados para tu mascota

* Actividad física: es fundamental para lograr un estado físico delgado y saludable. En un principio, debemos hacerlo ejercitar de a poco. Por ejemplo, podemos comenzar con unas pocas cuadras e ir subiendo (día a día) la cantidad y la intensidad de forma medida y controlada.

* Dieta para controlar el peso: al armarla, es importante evitar la restricción excesiva de nutrientes esenciales, como proteínas. Por lo tanto, para la pérdida de peso se debe utilizar un producto con bajo contenido de calorías y una mayor relación nutriente-caloría, con especial atención en las proteínas.