Nahir Galarza no es la mujer más joven en recibir la condena de prisión perpetua. Se trata de otra entrerriana, Paula Araceli Benítez, quien con 18 años asesinó a su mamá.

Durante la madrugada del 18 de abril de 2015, la chica actuó con la complicidad de su novio, un año menor que ella, y mató a la madre para quedarse con el dinero que su papá había ahorrado para comprarse un auto.

Cuando el padre se a la panadería donde trabajaba, Benítez le pegó cinco veces a Lorena Zanetti con un palo de amasar, luego la estranguló con un cable y tomó los 80 mil pesos que estaban guardados en un placard.

El plan continuó quemando el cuerpo y la casa para borrar cualquier evidencia, pero no contaron con que los iba a ver un vecino. Se tomaron un remise hasta la ciudad de Concordia y allí se compraron ropa y zapatillas nuevas. Pero los detuvieron esa misma mañana.