Periodista y modelo, Andrea Díaz iba a representar a Chile en el famoso certamen, pero un mal paso por el quirófano la hizo vivir más de un año escondida. Así se recuperó.

La modelo chilena Andrea Díaz, concursante de Miss Universo 2018, fue víctima de una mala praxis durante un tratamiento estético que le dejo una cicatriz en la cara y decidió denunciar su caso en Instagram.

“Una mala práctica estética arruino mi rostro. Fui por algo rutinario y volví a mi casa devastada, con mi cara quemada con ácido”, explicó Díaz. “Claro que se derrumbaron todos mis sueños: Adiós novio, trabajos, modelaje y por supuesto que adiós Miss Universo”, enumeró sobre las consecuencias de su desgracia en el quirófano.

“Viví casi año y medió escondida y espero que puedan ser capaces de ponerse en mi lugar. Es algo que no le deseo a nadie, es feo, doloroso y afecta tanto anímicamente que ni se lo sueñan”, relató.