Gran sorpresa se llevó Nick Mead, un coleccionista británico de 50 años, al desarmar un tanque T-54 de fabricación soviética que había adquirió a través de la plataforma de internet eBay por un valor de 37.000 dólares.

Para verificar que le pieza bélica no tuviera aún algún explosivo, Mead recurrió a la ayuda de un mecánico especializado y requisaron el tanque antes de incorporarlo a su colección privada compuesta por unas 150 unidades militares.

Durante ese proceso encontraron cinco lingotes de oro de unos cincos kilogramos cada uno, cuyo valor se calcula en unos 2,5 millones de dólares.

“No sabíamos qué hacer, ya que no podíamos dirigirnos a una casa de empeño con cinco lingotes de oro”, contó Mead, quien entonces decidió llamar a la Policía.

Los oficiales incautaron el oro y luego las autoridades decidieron trasladar el “tesoro” a Londres para analizar su destino.

Mead cree que el tanque fue utilizado por el ejército iraquí durante la Guerra del Golfo en Kuwait, donde habría sido capturado para, más tarde, ser llevado al Reino Unido.