Con la ayuda de baqueanos conocedores de la zona, personal especializado abocado a la búsqueda de la avioneta en la que se trasladaba el piloto laboulayense Norberto Gallo (64) retoma el operativo con las primeras luces de este viernes. Jorge Castro, vocero de la Policía de la Provincia de San Luis, explicó a Buen día Río Cuarto que el sector donde fue hallada la avioneta al noroeste de Tilisarao es una zona de difícil acceso por sus características geográficas.

Además, desmintió las versiones de algunos portales informativos que dan cuenta del posible desenlace fatal del único ocupante en función de que nadie ha podido arribar al sector para confirmar tal hipótesis. Asimismo, reconoció que el panorama es crítico debido a que desde el aire se pudo divisar que la avioneta se partió en tres partes y que hubo un principio de incendio a causa del impacto.  “Hay pocas esperanzas, pero no podemos decir nada hasta llegar al lugar”, señaló Castro.

Entre las hipótesis que podrían dar sustento a las causas del siniestro, el vocero policial expresó que el piloto pudo haber sufrido una descompensación, algún desperfecto en la aeronave, o bien, por las condiciones climáticas reinantes. Esta última se plantea como la causa más fuerte en función de que en esos momentos se desataba un temporal por la zona lo que pudo haber llevado a Gallo a buscar un camino rural donde poder aterrizar y encontrarse con el cordón serrano.

“Con las pericias en el lugar, podremos tener una hipótesis más segura de lo que sucedió”, dijo. Por estas horas, personal de la Unidad Nº 3 de la Policía de San Luis, efectivos de Tilisarao y miembros del centro de búsqueda de aeronaves de la Nación retoman las tareas.