Al hombre se lo encontró culpable de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la condición de guardador y por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente” en contra de sus dos hijastras.

El veredicto se dictó ayer por el Tribunal conformado por los jueces Silvia Inés Aizpeolea, José Luis Flores y Jorge Sabaini Zapata.

Por otra parte, la fiscal de Cámara, Andrea Carolina Monteriso, ordenó la formación de compulsa para investigar el posible delito “de acción pública y conducta contraria a la ética profesional” por parte de un abogado de La Toma.

En ese sentido, se remitirá al juzgado del Crimen en turno como al Tribunal de Ética del Colegio de Abogados en el que se encuentre matriculado el profesional.

Además, se ordenó investigar un supuesto caso de falso testimonio por una de las personas que comparecieron en la causa.