TRAS UN MES DE BÚSQUEDA

El cuerpo estaba en un arroyo. La chica había desaparecido hace un mes, luego de haber ido a bailar a un boliche de San Martín.

El cuerpo sin vida de Melina Romero fue encontrado hoy en la orilla de un arroyo cercano a la planta de procesamiento de residuos del Ceamse, confirmaron a Clarín fuentes de la investigación.

 

Un testigo que la encontró, se comunicó con la fiscalía. De inmediato se puso en marcha un amplio operativo para el rescate del cuerpo. Esta noche, fue llevado a una morgue de Lomas de Zamora para ser sometido a una autopsia..

 

El cadáver fue encontrado en un arroyo que se conecta con el río Reconquista, donde habían sido la mayoría de los rastrillajes efectuados pare encontrar a la chica. Según los datos a los que pudo accederClarín, la vestimenta se correspondería con el de Melina Romero. Estaba envuelto en una cuerina negra y tenía dos bolsas de nylon en sus extremidades.

 

Según los primeros testimonios, la chica estaría cerca de un depósito judicial de autos, en un arroyo que desemboca en el Reconquista. Es a 600 metros donde se inició el primer operativo para encontrar a la menor, luego de los testimonios de los detenidos, que aseguraron que la arrojaron al río en una bolsa de residuos.

 

 “La Policía me dijo que mi hija está muerta, que la golpearon y la mataron”, dijo su madre.

Melina había ido a bailar la noche del 23 de agosto a un boliche de San Martín, llamado Chankanab. La última imagen de la joven fue tomada por las cámaras de seguridad del lugar, cuando salía antes de las 7 de la mañana del domingo 24.

Nunca más se supo de ella hasta hoy, cuando su cuerpo apareció en sitio ubicado muy cerca de un predio de la Ceamse.

La búsqueda de Melina comenzó el 12 de septiembre pasado, tras la detención de dos jóvenes que habrían confesado que desde el puente de Ruta 8, sobre el arroyo Morón, tiraron el cuerpo de Melina.

“Se resistió a estar con nosotros, la matamos a golpes y la tiramos al arroyo”, habría confesado uno de los detenidos. A raíz de esa declaración, comenzó a investigarse la hipótesis de que a Melina la mataron a golpes porque se resistió a un ataque sexual.

 

El día siguiente, 13 de septiembre, la madre de la joven de 17 años, Ana María, confirmó la muerte de su hija. “La Policía me dijo que mi hija está muerta, que la golpearon y la mataron”, sostuvo.

 

El 16 de septiembre se buscó el cuerpo de la joven en un descampado. “Se está rastrillando en todos los terrenos baldíos, en los descampados, en cualquier predio donde se pudo haber dejado abandonado el cuerpo o algún elemento de la chica”, explicó el investigador.

 “Ella sólo fue a festejar su cumpleaños y éstos desgraciados me la sacaron de las manos”, sostuvo su padre.

 

Ese mismo día, una testigo avaló la versión que habían dado los detenidos ante la Policía y que confirma la teoría del homicidio.

 

Se presentó ante los investigadores y aseguró que ella, junto con la adolescente buscada, participaron de una “fiesta” en la que hubo alcohol, drogas y sexo y que tres de los cuatro apresados asesinaron brutalmente a golpes a la víctima cuando se quiso ir.

 

“Ella sólo fue a festejar su cumpleaños y éstos desgraciados me la sacaron de las manos. Yo sigo con la esperanza de que aparezca con vida. O esté con vida: igual yo confió en lo que haga la Justicia”, dijo Rubén Romero, el papá de Melina, que habló por primera vez con los medios el 19 de septiembre, mientras se intensificaba la búsqueda de la chica.

 

Pericias. La casa de la avenida Perón al 8800, en Pablo Podestá. Allí, según, la testigo, ocurrió la “fiesta” que terminó con el brutal crimen./PAULA ANSELMO