El líder de los talibanes afganos, el mullah Akhtar Mansur, murió en un ataque aéreo estadounidense en Pakistán, aconfirmaron ayer los servicios afganos de inteligencia, lo que fue confirmado más tarde por los talibanes. “Puedo decir, en base a una fuente segura, que el mullah Mansur ya no está en este mundo”, indicó a la AFP un dirigente talibán. Otros dos altos mandos de este movimiento islamista armado confirmaron la información y añadieron que los dirigentes talibanes mantienen una reunión en la ciudad paquistaní de Quetta (suroeste) para designar a un nuevo jefe.

Según uno de estos dirigentes, entre los candidatos estaría el mullah Qayum Zakir, que recientemente se unió al movimiento dirigido Mansur; el mulah Shereen, miembro del consejo central de los talibanes; así como el jefe de filas de la red Haqqani y adjunto del difunto dirigente, Siraj Haqqani. Otro dirigente también estimó que Siraj Haqqani formaba parte de los favoritos, citando igualmente como candidato al mulá Abdul Ghani Baradar. Ambos están considerados como cercanos a Pakistán.

La muerte del mullah Mansur asesta un fuerte golpe al movimiento islamista, enfrentado a una dispersión de sus tropas, de las que algunos han desertado para unirse a las filas del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS).

En Islamabad, Pakistán afirmó ayer que el bombardeo con una aeronave no tripulada realizado en su territorio por Estados Unidos contra Mansur fue una nueva violación de su soberanía y señaló que trata de identificar un cadáver y comprobar si es el jefe insurgente.

“Pakistán desea manifestar de nuevo que el ataque con un dron fue una violación de su soberanía, una cuestión tratada con Estados Unidos en el pasado”, según señala en un comunicado el Ministerio de Exteriores del país.

Estados Unidos llevó a cabo un ataque aéreo alrededor de las 10.00 GMT del sábado en la zona de Dalbandin, en la provincia de Baluchistán, en el suroeste de Pakistán, en el que según la inteligencia afgana resultó muerto el líder talibán.

El Ministerio de Exteriores afirmó que el primer ministro, Nawaz Sharif, y el jefe del Ejército, Raheel Sharif, fueron informados por Estados Unidos del bombardeo después de que fuese llevado a cabo.

Según las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora por Pakistán, un hombre con pasaporte y documento de identificación paquistaníes a nombre de Wali Mohammed y Sha Mohamed entró ayer en el país desde Irán.

El vehículo en el que viajaban esta persona y su conductor fue encontrado destruido en la carretera de Kochaki a lo largo de la frontera entre Pakistán y Afganistán.

El conductor ha sido identificado como Mohamed Azam, pero la otra persona continúa sin ser identificada, algo en lo que trabajan ahora las autoridades paquistaníes.

Estados Unidos consideró “muy probable” la muerte de Mansur, algo que sí ha reconocido la inteligencia afgana y los propios miembros dela organización.

Según el Directorio de Seguridad Nacional, Mansur fue abatido cuando viajaba ayer en un vehículo con sus compañeros en la zona de Dalbandin, en la provincia de Baluchistán, en el suroeste de Pakistán.

La muerte de Mansur se produce apenas tres días después de la quinta reunión del Grupo a Cuatro (G4) formado por Afganistán, China, Estados Unidos y Pakistán, que busca una salida dialogada al conflicto afgano.

El Ministerio de Exteriores paquistaní recordó en su comunicado ese acuerdo y reiteró que la negociación es la única opción para poner fin al conflicto afgano.

Pakistán ha denunciado reiteradamente como violaciones de su soberanía los ataques con drones estadounidenses en su territorio, que despiertan un amplio rechazo popular.