La implementación del último ajuste de la tarifa del taxi en la ciudad de San Luis ingresó en el terreno de la confusión. La ordenanza, aprobada por el Concejo Deliberante el 21 de noviembre y que implica un incremento del 20%, explicitaba que la suba iba a entrar en vigencia desde hoy. Sin embargo, la Asociación de Titulares de Taxi (ATT) no hizo caso de esta fecha y prefirió ceñirse a los plazos convencionales. La Carta Orgánica Municipal determina que desde su aprobación por el Legislativo, las normas cuentan con un plazo de diez días hábiles para su promulgación a través de su publicación en el Boletín Oficial (un tiempo que también puede contemplar un eventual veto del jefe comunal). En este caso, el jueves se cumplirá ese período.

La ATT esperará entonces la semana que viene para cambiar los relojes de sus coches y comenzar a cobrar a los pasajeros con la nueva tarifa. Dicen que prefieren aguardar la promulgación en el Boletín Oficial, «no vaya a ser que la vete el intendente», expresó Jorge Fernández, presidente de la ATT. La bajada de bandera pasará de 34 pesos a 40,80 durante el día y de 37,40 a 44,70 en la noche. La ficha (actualmente a 3,40) que cae cada 180 metros y el minuto de espera costarán 4,10 pesos en el horario diurno y 4,50 en el nocturno.

«Es la primera vez que pasa que  los concejales fijan una fecha de aplicación antes de esperar los diez días hábiles», dijo Fernández y afirmó que desde que el Concejo le notificó a la Municipalidad el aumento, hasta la fecha pasaron seis días. «Los concejales crearon confusión. No sé con qué finalidad, ni si es un tema político. Ellos saben lo que dice la Carta Orgánica», expresó.