El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, confirmó que la final de la Copa Libertadores entre River y Flamengo se jugará en Chile y la venta de entradas para este encuentro comenzará el miércoles próximo.

«La final única se mantiene en Santiago de Chile. Santiago es la sede. Este momento va a pasar y la normalidad se va a recuperar. De hecho, el partido va a ser un tremendo éxito», señaló Alejandro Domínguez.

A través de la red social Twitter, la Conmebol manifestó la intención de mantener la sede en la capital trasandina, más allá del conflicto social que se vive en Chile con graves incidentes, heridos y muertos.

«Reafirmamos nuestro compromiso de celebrar la Final Única de la CONMEBOL @Libertadores 2019 en el Estadio Nacional de Santiago de Chile el próximo 23 de noviembre», indicó la entidad.

En diálogo con radio 1080 AM de Asunción, el mandatario de la Conmebol, quien se encuentra en la ciudad de Shangai, en China, donde asiste a una reunión del Consejo de la FIFA, habló luego acerca de las entradas para el mencionado partido que está programado para que se juegue el sábado 23 de noviembre.

En ese sentido, Domínguez contó que antes de conocerse a los equipos finalistas de la Copa Libertadores ya había 200.000 personas en lista de espera para comprar entradas y dijo que, al confirmarse que se enfrentarán River y Flamengo la demanda «se va a incrementar».

La venta de entradas para la final de la Copa Libertadores entre River y Flamengo empezará el próximo miércoles y los simpatizantes de ambos clubes deberán contar con una contraseña que brindarán los clubes.

Según trascendió, habrá 12.500 tickets para cada club, los cuales se venderán por internet y serán nominales e intransferibles para evitar falsificaciones mientras que Conmebol expresó mediante un comunicado que cada entrada costará 80 dólares y se podrá adquirir un máximo de cuatro por persona.