Según testimonios recogidos en el lugar, la niña se encontraba en la orilla ribereña del barrio Costa Azul, de esa localidad situada a pocos kilómetros de la ciudad de Santa Fe, cuando hubo un desmoronamiento a causa de la crecida y cayó a las aguas del río Salado.

El padre de la menor, un hombre de 43 años, se arrojó al agua para intentar rescatarla, pero, según le dijo a la Policía.

De inmediato se montó un operativo de rescate, con la participación de hombres de Prefectura Naval, en una dotación que incluía buzos tácticos.