Foto: web

Álex Pastor, alcalde de Badalona, protagonizó un escándalo de proporciones que terminó con su dimisión al cargo: fue detenido mientras quebraba la cuarentena y conducía ebrio. Además, mientras era detenido atacó a un policía.

“Estaba muy alterado, gritando y dando golpes” dijeron fuentes policiales, citadas por la prensa española, que detallaron que el jefe comunal de la localidad ubicada a 10 kilómetros de Barcelona, mordió a un agente de los Mossos d’ Esquadra, la policía regional catalana, que participó del arresto.

En una carta que hizo pública mientras todavía estaba arrestado en Barcelona, Pastor renunció a la Alcaldía, argumentando que la «exigencia» del cargo lo había afectado emocionalmente.

«He visto resentido el lado más personal y familiar. Esto ha afectado a mi salud y a mi estado emocional y me ha llevado a hacer cosas de las que me arrepiento», dijo el político socialista, al que su partido suspendió de militancia.