Así lo expresaron fuentes de la ANAC. Pero todavía se ignoran las causas del accidente. El vuelo había partido del aeródromo de San Fernando. Los pasajeros iban a visitar un hotel para una muestra. Hay cinco muertos y cuatro sobrevivientes.

Al menos cinco de los ocupantes de la avioneta privada de matrícula argentina que cayó hoy en aguas del Río de la Plata fallecieron tras el accidente. Así lo confirmó el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, y desde la Armada de Uruguay.

La avioneta, un Beech B-200 Super King Air en la que viajaban nueve personas y que partió este mediodía del aeropuerto de San Fernando con destino al de Carmelo, en Uruguay, cayó en aguas del Río de la Plata. Los sobrevivientes fueron rescatados por personal de la Armada uruguaya y de la Prefectura Naval Argentina.

Según informó a Clarín.com el encargado de Relaciones Públicas de la Fuerza Aérea Uruguaya, Álvaro Loureiro, una de sus brigadas recibió un llamado de alerta a las 13:50. Diez minutos después enviaron un helicóptero con dos rescatistas y un médico. En paralelo, se comunicaron con sus pares de Ezeiza, quienes hicieron lo propio y mandaron al lugar otro helicóptero.

Por cuestiones de distancia, los rescatistas argentinos llegaron en primera instancia. Allí asistieron a dos de los heridos, que luego trasladaron a San Fernando. Minutos después llegaron los médicos a bordo del helicópero uruguayo y trasladaron a otras dos personas a Colonia. Antes, confirmaron que cinco de los ocupantes estaban fallecidos dentro del avión.

Según expresaron voceros de la Administración Nacional de Aviación Civil Argentina (ANAC), el Beech se estrelló apenas cinco minutos antes del aterrizaje en el aeropuerto internacional de Carmelo, un aeródromo que -pese a su condición- sólo dispone de una pista de tierra. El vuelo había despegado a las 12.20 de San Fernando y tenía previsto aterrizar a las 12.45 en Carmelo.

La aeronave fue hallada a ocho kilómetros al sudoeste de Carmelo. Los heridos trasladados al hospital Cordero de San Fernando son Ignacio Llosa (34), quien sufrió cortes y lesiones en el cuero cabelludo y en las próximas horas será derivado a la clínica privada del Jockey Club, y Santiago Villamil, de 37 años, quien fue asistido por el personal del centro de salud por fracturas tanto en el antebrazo izquierdo como derecho. En este caso, el paciente será derivado a la clínica Olivos. Ambos están fuera de peligro.

Una de las heridas internadas en Colonia es Paula Buery (39), la única mujer que iba en la aeronave. Presenta una fractura de cadera y varios politraumatismos.

El vocero destacó que la maniobra de aterrizaje que realizó el piloto fue “de experiencia”. Mientras que Berni deslizó que el aparato habría tenido una falla en el motor.

En tanto, la Agencia Nacional de Aviación Civil Argentina (ANAC) confirmó que la avioneta que cayó al Río de la Plata es una Beech B-200 Super King Air, matrícula LV-CNT. Construido en 1990, está registrado desde junio de 2011 a nombre de Kowzef SA, una empresa propiedad de Federico Bonomi, dueño de la firma Kosiuko, quien está en Estados Unidos junto a sus familiares .