Verónica Pérez, una de las fiscales que investigan el asesinato de la joven Anahí Benítez, en Lomas de Zamora, dispuso de urgencia un nuevo allanamiento al domicilio de Marcos Esteban Bazán, hasta ahora el único sospechoso de haber matado a la estudiante.

Los funcionarios judiciales estuvieron acompañados por un grupo de peritos y policías de investigación que volvieron a buscar posibles rastros de Anahí en la construcción ubicada en la reserva Santa Catalina, en Parque Barón. Así se lo confirmaron fuentes vinculadas a la fiscalía y Luciano De La Rosa, el abogado de Bazán. La razón que impulsó la nueva diligencia se mantiene bajo estricto hermetismo.

Tras este nuevo allanamiento en la casa de Bazán se hallaron 7 granadas lacrimógenas de las de larga distancia y 6 de corta distancia, aptas, de Policía Federal. Además en los fondos, en una construcción abierta de la vivienda, fueron hallados hongos de distinta clase y denominación, que las pericias determinarán si son comestibles o alucinógenos, y dos plantas de cannabis.