La ex mandataria se refirió en particular a la declaración del empresario Gabriel Romero, dueño de EMEPA, que había asegurado que pagó coimas por un decreto presidencial.

“Sobre pijamas, dormitorios y decretos en la Argentina macrista arrepentida”, así tituló la senadora Cristina Kirchner un descargo sobre la causa de los cuadernos, en la primera vez que habla del tema.

Si bien arranca el texto diciendo que no va a hacer “comentarios sobre remiseros “arrepentidos” que dicen haberme visto en pijama”, la ex presidenta deja en claro su posición sobre la declaración de Romero que aseguró haber pagado coimas a cambio de un decreto.

“Hoy, en un verdadero menú de “arrepentidos” a la carta, el Sr. Gabriel Romero dice haber pagado dinero por la firma de ese decreto que, finalizado todo el proceso explicado previamente, era para mí obligatorio firmar. En todo caso, sería muy interesante que el Sr. Romero indicara a quién y cómo le pagó, porque a mí nunca nadie me pagó nada por firmar ni este ni ningún otro decreto, ni por llevar adelante ninguna de las medidas de mis gobiernos. Al contrario, los problemas judiciales que tengo son por haber afectado intereses económicos concentrados y hegemónicos muy poderosos que siempre trataron de obstruir las medidas que llevé adelante en beneficio de las grandes mayorías populares, de la actividad económica en general y del desendeudamiento estructural de la Nación”, afirmó Cristina Kirchner.

Para cerrar el texto, mandó un mensaje a los que llevan adelante la causa en general. “El evidente manejo extorsivo de la figura del “arrepentido” llevado a cabo por Bonadío y Stornelli, es sencillamente escandaloso, pero cuenta con el beneplácito de las más altas esferas del Poder Judicial, de los medios hegemónicos de comunicación y de este gobierno que ha provocado que nuestro país se esté cayendo a pedazos en medio de una verdadera catástrofe económica y social. Lo saben todos y todas”.