¿Comer de noche engorda? ¿La comida light es más cara? ¿Tengo que matarme en el gimnasio para perder peso? Desmitificamos las creencias populares sobre hacer régimen que no ayudan a quemar calorías.

Lejos de todo mito o creencia popular, la mejor manera de perder peso o mantener el peso adecuado es aprender a convivir con la comida y con nuestro entorno. Para quienes llevan años luchando contra los kilos de más, una nueva dieta que promete ser revolucionaria o un suplemento nutricional milagroso puede aparecer como una luz de esperanza.
Pero no todo lo que brilla es oro. Hacer ayunos, dietas imposibles, o de un sólo alimento, no favorecen el descenso de peso duradero, y no son más que una variante del “churrasco y ensalada” con que hacían dieta nuestras abuelas. El secreto es un verdadero cambio de hábitos: las buenas costumbres de nutrición y hábitos saludables deben mantenerse a lo largo de la vida y son las únicas vías seguras para lograr el peso deseado.

Los mitos sobre dietas

* Para perder kilos es preciso pasar hambre.

* Evitar el desayuno te hace consumir menos calorías al día.

* Saltarse comidas adelgaza.

* Lo mejor para adelgazar es hacer una sola comida al día.

* Hacer dieta es comer todo hervido, como verdura y pescado hervido.

* Comer pasta es incompatible con perder peso.

* Tienes que cenar sólo fruta para perder peso.

* Para adelgazar puedes hacer una dieta en la que puedes comer todo lo que quieres, si no mezclas alimentos.

* Comer por la noche engorda.

* Un jugo de pomelo o limón en ayunas quema las grasas.

* Las comidas de dieta son complicadas y trabajosas.

* Comer sano es más caro.

* Con los suplementos naturales adelgazas sin hacer dieta.

* Para adelgazar hay que matarse haciendo ejercicio.

* Con los ayunos bajas de peso sí o sí.

Y ahora… ¡Las verdades!

* Hacer dieta es compatible con el disfrute de la comida. Cocciones como horno, asado o microondas son sabrosas y ayudan en la pérdida de peso.

* No es necesario pasar hambre para adelgazar; sólo hay que saber qué alimentos tomar: como integrales, ricos en fibra, frutas.

* Se puede perder peso sin dejar de ingerir alimentos básicos como pan, pasta y legumbres. Suprimir estos alimentos hace que tengas más apetencia por el dulce.

* Para mantener la pérdida de peso es importante hacer una dieta lo más variada posible, para que de ese modo no aparezca el apetito.

* Si planificas la compra semanal y vas al super con el estómago lleno, comprarás de manera más racional.

* Comer varias veces al día te ayudará a perder peso de manera efectiva y sin pasar hambre.

* El comer bien es más barato que comer mal. Un ejemplo es lo que cuesta un kilo de arroz, legumbres, tomate, pescado congelado, pollo, pan, lechuga o zanahorias comparado con un kilo de galletitas dulces, torta, masas o comidas fritas.

* Los sustitutos de comidas ayudan a saciar. Son una ayuda nutricionalmente excelente y contribuyen en la pérdida de peso, en el marco de una dieta equilibrada e hipocalórica.

* Hay sacietógenos – saciantes – naturales que ayudan a hacer dieta a quienes tienen dificultades para controlar su ingesta. Pero mal usados provocan molestias y malnutrición.

* No hay que comer mirando tv o leyendo o en la computadora, ya que pierdes el control de lo que ingieres.

* El ejercicio moderado y regular es fundamental para consolidar el descenso de peso, modelar el cuerpo y generar hormonas que mejoran el estado anímico. Pero un exceso de ejercicio produce estrés oxidativo, lo que acelera el envejecimiento celular y es peligroso para la salud.

* El ayuno de 24 horas es una práctica milenaria que ayuda a desintoxicar el organismom, pero no adelgaza si antes o después de hacerlo, no se mantiene una alimentación equilibrada.

Por el doctor Daniel Fabián Klotzman, médico especialista en nutrición y estética no invasiva; psiquiatra. Dedicado al tratamiento integral de la obesidad. Exmiembro del grupo interdisciplinario de atención de anorexia y bulimia del Hospital Paroissien.