El Banco Central saldrá a tomar préstamos para evitar una caída de las reservas.

El plan de pagos que se acordó con el Club de París para poner en regla una deuda de 9.700 millones de dólares obligará al Banco Central a agilizar las negociaciones que tiene en marcha para incrementar el stock de reservas. Juan Carlos Fábrega y el Gobierno en general saben que el stock actual de dólares a disposición del BCRA no es suficiente como para encarar estas obligaciones.

En función de las conversaciones que están muy avanzadas, los primeros pagos que se harán a los acreedores del Club de París -uno de 650 millones de dólares en julio próximo, y otro de 500 millones de dólares en mayo de 2015– se harían con los dólares que el Banco Central saldrá a tomar prestados. Las ruedas de auxilio que están disponibles para no afectar el actual nivel de reservas, que están en torno a los 28.500 millones de dólares, son estas.

Una línea de crédito por hasta 3.000 millones de dólares que ya estaría acordada con el Banco Central de Francia. Sería una operación de “repo”, que consiste en que el BCRA ponga como garantía de pago del préstamo, los dólares de sus propias reservas que están depositados en el Banco de Basilea. Es un mecanismo habitual entre bancos centrales y barato. La Argentina lo ha utilizado mucho desde 2008. Entre 2013 y lo que va de 2014 el BCRA se ocupó de ir saldando un “repo” que alcanzó los 4.000 millones de dólares. Ahora, con la cuenta en cero, el Central volvería a utilizar esa ventanilla.

Una operación similar de “repo” pero pactada con bancos privados, también está en carpeta. Goldman Sachs y otras entidades ya hicieron ofrecimientos con una mecánica similar a la que se utilizará con el Banco de Francia. La discusión se centró, además de la tasa de interés que pretende Goldman, en qué bonos entregaría el Banco Central como garantía del préstamo. Lo último que se sabe es que intervendría la ANSeS como proveedor de esos títulos públicos. Se habló de una oferta de al menos 1.000 millones de dólares.

También el Central podría incrementar sus reservas en el corto plazo a través de los dólares que entren al país por la colocación de deuda de algunos estados provinciales. Buenos Aires está a días de anunciar una colocación por 500 millones de dólares. Y la ciudad de Buenos Aires también es encuentra encaminada en el mismo sentido.

Estas operaciones son las que le permitirían al Banco Central cumplir con el muy modesto objetivo de cerrar 2014 con un stock de reservas similar al que se computa hoy. A pesar de que los precios de los granos están en niveles muy altos y la cosecha agrícola ha sido la más voluminosa de la historia.