El escalofriante hecho tuvo lugar en la ciudad mexicana de Tijuana. Los cuerpos de las víctimas, oriundas de Rusia, fueron hallados en bolsas de plástico por la policía, la cual fue alertada por los vecinos ya que denunciaron que salía un olor nauseabundo de la casa. Sospechan de la primogénita de la mujer.

Una mujer de origen ruso y su hija de 12 años aparecieron decapitadas en la casa donde vivían en Tijuana, ciudad mexicana fronteriza con Estados Unidos, informó el domingo la fiscalía estatal, que señaló a la descendiente mayor de la fallecida como sospechosa.

Las víctimas son la mamá, Yuliya Masney Safonchik, de 45 años, y su hija Valeria Lechtchenko, de 12 años. La señora de origen ruso y su hija nacida en México”, dijo José María González, titular de la Subprocuraduría contra la delincuencia organizada en Baja California, estado en el que se ubica Tijuana.

Las autoridades hallaron el jueves pasado los cuerpos en una casa del barrio de clase media Playas de Tijuana, luego de que los vecinos alertaron sobre el mal olor que despedía el lugar.

Los cuerpos estaban desmembrados y guardados en bolsas de plástico para basura, decapitados ambos y en el caso de la niña no tenía los ojos”, relató el Fiscal.

Las primeras investigaciones apuntan a que “es una cuestión meramente del entorno familiar y la hija mayor es la principal sospechosa”, añadió González.

Anastasia, de 19 años, es la hija mayor de Yuliya, quien había sido reportada por sus familiares por consumir drogas, señaló el funcionario.

El padre, también de origen ruso y entrenador de gimnasia olímpica, no vivía con ellas, detalló el subprocurador.

No hubo violación de chapas, entraba y salía ella (Anastasia), tampoco reporte de desaparición. Claro que debemos agotar la investigación para determinarlo jurídicamente”, dijo el funcionario.

La mujer, que tuvo a sus hijas en el estado de San Luis Potosí (norte), vivía en Tijuana, vecina de la estadounidense San Diego (California), desde hace mas de una década.