A través de un decreto 67/2019, publicado en el Boletín Oficial, el Gobierno declaró el «Estado de emergencia hídrica» en las regiones afectadas por las inundaciones del Noroeste Argentino (NOA) y el Litoral. Instó además a distintas áreas a ejecutar diversas acciones para «aliviar la difícil situación» en la región.

Más de 6.000 personas fueron evacuadas y aún no volvieron a sus hogares en las provincias de Corrientes, Entre Ríos, Chaco y Santa Fe.

A partir de los fuertes temporales que desbordaron ríos y arroyos en los primeros días del 2019, se mantiene en estas zonas los operativo de emergencia que coordina el Sistema Nacional de Gestión Integral del Riesgo (Sinagir). Participan también las fuerzas federales.