Foto: web

Un cliente del restaurante de tapas Frog & Bull, ubicado en la ciudad de Austin, Estados Unidos, dejó una propina de 1.300 dólares. El episodio tuvo lugar el 1 de mayo, mismo día en que ocurrió la reapertura de los locales, después de que se levantaran las restricciones dispuestas para suavizar el avance de la pandemia de coronavirus Covid-19.

De acuerdo con el relato del dueño del local, identificado como David Fernández, el comensal solicitó que se le cobrara el doble del importe de su pedido y, como si fuera poco, agregó una generosa propina.

«Su cuenta ascendió a 337 dólares. Luego pidió que le cobraran el doble y después le dio al camarero una propina de 300 dólares, y otros mil dólares al restaurante», reveló el dueño del restaurante. Es decir que el hombre les dejó una suma total de 2.029 dólares. El cliente también firmó la cuenta con una simple y calurosa nota: «Buena suerte».