Juan Martín Del Potro ganó por retiro del español Nicolás Almagro, con quien tuvo la noble actitud de asistirlo, consolarlo cuando rompió en llanto y acompañarlo hasta que dejó la cancha 2 de Roland Garros. El argentino podría enfrentar en tercera ronda a Andy Murray, número uno del mundo, que jugaba ante el eslovaco Martin Klizan.

Delpo, 30 del ránking, ganó el primer set 6-3, el segundo fue para Almagro (69) por el mismo marcador y el resultado quedó congelado en el 1-1 del tercer parcial, que quedó trunco tras una hora y media con mucha interrupción sobre el final.

En el comienzo del tercer set, Almagro se hizo atender por el médico, que le afirmó la rodilla con una venda, Del Potro ganó el primer punto, y el segundo fue para el español pese a que se derrumbó en un intento de responder con una derecha exigida.

Del Potro tuvo la primera actitud de acercarse al rival y el partido siguió pero sólo para que el tenista nacido en Murcia ganara el último punto. Almagro, un ejemplo de batallador que jamás resigna un punto por más que la derrota sea abultada, se preparó para recibir, agachó la cabeza y se la tomó con las dos manos y se dejó caer en medio del llanto. El argentino cruzó la cancha, pidió médico y acompañó al adversario.