Ludmila Isabella relató diversas situaciones que sufrió por parte del delantero de Lanús. «Me sentía un trapo», comentó.

Un estremecedor relato en manos de Ludmila Isabella desnuda un doloroso vínculo con el delantero de Lanús, Lautaro Acosta, padre de su hijo Benicio, de nueve meses.

La mujer relató distintos tipos de violencia de género, desde maltrato psicológico hasta económico, y dio a entender que también padeció violencia física durante sus años de convivencia, aún estando embarazada.

Entre las situaciones más fuertes, Isabella aseguró que su marido le negó sentarse en una reposera cuando estaba embarazada de seis meses, manipulación psicológica para negarle infidelidades y un control excesivo para que pierda su libertad. Incluso, aseguró, su hijo tuvo graves consecuencias a causa de su angustia cuando estaba embarazada. El pequeño nació el 4 de septiembre del año pasado.