CHINA. Es para un polémico y tradicional festival en el que también se sacrifican gatos para comerlos. Una campaña mundial intenta frenar el evento que se realizará en dos semanas.

La crueldad humana no tiene límites. Una vez más quedó expuesta en Yulin, la ciudad china perteneciente a la provincia de Guangxi Zhuang, en la cual se realizará a partir del lunes 22 el festival de la carne de perro. Varias entidades internacionales están denunciando esta brutal matanza de animales y presionan por clausurar la muestra.

Desde la plataforma Change.org, miles de personas le piden a la gobernación de Guangxi que cancele el festival. “Estamos muy tristes en saber que el festival aún existe en esta sociedad moderna y civilizada. Creemos que este evento no tiene lugar en el siglo XXI. Nos oponemos enérgicamente a esta barbarie”, dice en su encabezado la petición, que ya superó las 200 mil adhesiones.

En 2013 hubo tanta polémica con este festival que el gobierno local llegó a negar que la tradición de comer perro por el solsticio de verano hubiera existido jamás. Sin embargo en China no está prohibido comer gato o perro; se cree que en ese país matan entre 10 y 20 millones de canes para comer su carne.

Las autoridades locales finalmente admitieron la existencia de estas prácticas, y ante las protestas de entidades proteccionistas dijeron que se habían suspendido. Pero un periodista de Daily Mail comprobó que aún se realizan. Sólo se adelantó la fecha para evitar inspecciones.

Su investigación encubierta encontró que 10 mil animales -muchos aún con collares que indican que fueron robados- están siendo llevados a la ciudad antes del festival del próximo 22. Además de perros también sacrifican gatos.

La investigación muestra que los trabajadores de los mataderos locales fueron instruidos sólo para matar a los animales bajo el amparo de la oscuridad y a los restaurantes se les dijo que debían eliminar las palabras “carne de perro” de sus menús en un intento de encubrir la existencia del festival.

“La masacre de perros aún continúa en Yulin a pesar de que las autoridades locales están tratando de dar la impresión de que esto se acabó”, le dijo a Peter Li, de Human Society International a MailOnline. “El gobierno de Yulin declaró que el festival no se realizará, pero esto es mera semántica y miles de perros se siguen muriendo”.

Human Society International es otra de las entidades que piden por el fin de esta matanza y la denomina como “el festival de la crueldad”. “Miles de perros, muchos de ellos mascotas robadas, son capturados y transportados a largas distancias en condiciones horribles a Yulin, en China. Los llevan jaulas atestadas sin comida ni agua hasta que mueren”, cuenta esta otra petición.

“A menudo, son golpeados y sus gargantas se cortan delante de otros animales aterrorizados. La mayoría de los ciudadanos chinos rechazan esta práctica, y estamos comprometidos a apoyarlos en cambiar sus leyes”, explican.