Anna Florence Reed, de 22 años, fue encontrada muerta en un cuarto de hotel en la ciudad de Locarno, en Suiza, a donde había viajado acompañada de su novio. El hombre, que es de origen alemán, quedó detenido tras admitir que su pareja falleció “por un juego sexual que terminó mal”.

El cuerpo de Reed fue hallado a las 7 de la mañana del martes en el baño de la habitación que compartía con su novio en el Ramada La Palma au Lac de Locarno, frente al Lago Maggiore, informó el sitio británico Daily Mail.

Horas antes los huéspedes de los cuartos aledaños habían alertado a la conserjería del hotel sobre “gritos y ruidos molestos” que salían de la habitación 501, la de Reed y su novio, un hombre de 29 años cuyo nombre no trascendió.

Los testigos también afirmaron que vieron discutir a la pareja con vehemencia.

De acuerdo con los tabloides británicos, el novio de Reed bajó al lobby del hotel a las 6.30 del martes en un estado de “agitación” notable. El hombre explicó que su novia “tenía un problema de salud”. Los paramédicos subieron a la habitación de la pareja pero fue imposible revivirla.

Una autopsia demostró que Reed murió por asfixia y que su cuerpo presentaba cortes pequeños y fracturas. Su novio quedó detenido y sería acusado de homicidio culposo.