Ocurrió en Las Aguadas (departamento San Martín). Tres de los cuatro heridos continúan internados en el Hospital San Luis. El niño ya recibió el alta médico. Uno de los adultos sigue grave. El Ministerio de Educación pidió un informe policial sobre lo sucedido.

Tres de los cuatro heridos durante el accidente ocurrido en la escuela Nº 213 “Maestros Sanluiseños” de Las Aguadas, del departamento San Martín, continúan internadas en el Hospital San Luis. El Ministerio de Educación de la provincia le solicitó a la Policía un informe sobre lo sucedido, cuando un sector del techo del salón de usos múltiples se derrumbó.

La directora del Hospital, María José Zanglá, informó que Yael Pereyra, el niño de 11 años con lastimaduras en el tobillo, ya recibió el alta médico. Hugo Chávez (51) tiene una fractura en el maxilar y se encuentra en la sala de cirugía de hombres. De acuerdo al último parte, Guillermo Chávez (14), el adolescente que ingresó con un golpe en el cráneo, se encuentra “estable” en terapia intensiva.

Juan Solano Godoy (52) es el accidentado que presenta el cuadro más grave. Ingresó al Hospital con lesiones en varios órganos y zonas vasculares, continúa en terapia intensiva. A través de las redes sociales, piden dadores de sangre  del grupo RH positivo para Godoy. Deben presentarse este miércoles de 7:30 a 10:30 en el policlínico.

“Lamentamos profundamente la situación que se generó. Desde el Ministerio se dispuso una inmediata investigación de los pormenores del hecho, a fin de determinar los motivos por los que estas personas se encontraban en el techo del SUM de la escuela”, dijo el ministro de Educación, Marcelo Amitrano, quien estuvo junto a los heridos en el Hospital.

La directora de la escuela “Maestros Sanluiseños”, María Elena Castro, detalló: “El año pasado hicimos los reclamos por las roturas en el techo al área de Infraestructura del Ministerio de Educación. Hace dos semanas insistimos y nos dijeron que iban a mandar a una empresa”.

Hoy, cuando se desplomó la estructura de fibra de cemento, los cuatro accidentados estaban arriba del techo. Al parecer se habían ofrecido a tapar los orificios con nylon.