En una habitación de Moreno al 2500 cortaban, estiraban y vendían cocaína y marihuana.

En un operativo de prevención, funcionarios de la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad descubrieron que en una de las habitaciones de un hotel ubicado en Moreno al 2500, en Balvanera, era utilizada para el corte, estiramiento y venta de drogas.

En el procedimiento, del que también participaron policías de la comisaría 8° y personal de migraciones, se secuestraron 600 paquetes de marihuana listos para su venta, un pan de marihuana para fraccionar, más de 500 “pinchaduras” de cocaína y un ladrillo de la misma droga.

Según informaron fuentes de la investigación, el responsable de estas actividad era un pasajero de nacionalidad peruana, que contaba con varios elementos para realizar el corte, como balanzas y coladores, y otros elementos que utilizaba para el estiramiento de los estupefacientes. Este no fue el primer procedimiento en hoteles: ya habían encontrado otras habitaciones que funcionaban como búnkers para la venta de droga.

“A través de nuestro modelo de prevención comunal, que es un control de cercanía, de proximidad, empezamos a notar una complejización de la actividad comercial. Encontramos locales que no sólo empiezan a infringir las normas municipales, que son competencia de la Agencia, sino que se empiezan a asociar a delitos como el narcotráfico. En el caso de los hoteles, detectamos que utilizan habitaciones como pantalla para operar sobre la elaboración, fraccionamiento, estiramiento de drogas y como bocas de expendio”, explicó Juan José Gómez Centurión, director ejecutivo de la Agencia Gubernamental de Control.