El caos que se generó el viernes con el pago a los jubilados, quienes no sólo estuvieron expuestos al coronavirus sino al maltrato general, no quedará en una anécdota y un mal momento.

Desde el Gobierno buscan culpables y el primer señalado es el Banco Santander. Acusan a esa entidad de liderar la resistencia a abrir las puertas, de no responder a las medidas anunciadas y lo responsabilizan por la lentitud en la entrega de créditos a las pymes, según consigna el sitio La Política On Line.

Los voceros del Banco Santander niegan las acusaciones y aseguran que la responsabilidad de lo que está pasando la tiene «La Bancaria», el sindicato que lidera Palazzo.