Tras dos semanas de ocupación de la facultad de Psicología de la UBA, los militantes de izquierda que están liderando la toma votaron levantar la medida de fuerza, “para continuar con la lucha por otros medios”. Sin embargo, las clases recién van a empezar el lunes porque, según dijeron, encontraron “muchas cosas rotas, mugre” y tienen que “hacer un inventario, ver lo que falta y poner todo en condiciones”.

En la noche del viernes se vivió una situación insólita en esa casa de estudios. En la sede de la avenida Independencia había dos asambleas en forma simultánea. En el hall de la facultad estaban los militantes de izquierda que, a diferencia de las veces anteriores, decidieron hacer la asamblea adentro para evitar ser filmados por las cámaras de televisión.

Afuera, mientras tanto, estaban los estudiantes “antitoma”, que no quisieron entrar porque, decían: “queremos que las cámaras de televisión registren cómo es de antidemocrática una asamblea, y cómo nos ningunean cada vez que queremos hablar”.