No es la primera vez que pasa, pero nunca antes alguien se había tomado tanto trabajo en destruir la estrella de Donald Trump en el Paseo de la Fama de Hollywood. Un hombre de 25 años se entregó por el hecho.

Lejos de ser considerado un ataque terrorista o una amenaza a la seguridad personal del presidente de los Estados Unidos, el encono de James Otis fue dirigido a la marca frívola en la vereda de Hollywood Boulevard y la Avenida Highland, informó el sitio Deadline.

Otis, de 25 años, escondió un pico en un estuche de guitarra y lo sacó en plena calle a las 3.30 de la mañana del miércoles. El hombre descargó toda su furia contra la estrella de Trump y luego llamó a la policía y se entregó.