Lo acusan por un asesinato cometido por el IRA hace 42 años.

El proceso de paz en Irlanda del Norte entró en estado de emergencia con la detención de Gerry Adams, el líder del Sinn Fein, brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA) en Belfast , ex comandante guerrillero durante la guerra civil en el Ulster y uno de los padres de la “paix” irlandesa.

Está siendo interrogado por la muerte de Jean McConville, una protestante convertida al catolicismo, viuda y madre de 10 hijos, que fue secuestrada, interrogada y ejecutada por el IRA en 1972 porque sospechaba que le pasaba información al ejército británico, cuando en la provincia había un conflicto armado entre católicos republicanos del IRA y “loyalistas” protestantes, apoyados por el gobierno británico y sus tropas. Su cuerpo fue encontrado en la playa de Counthy Loth en 2002. Ex guerrilleros republicanos acusan a Adams de ordenar su muerte.

Gerry Adams, de 61 años, ex diputado de West Belfast y en plena campaña para las elecciones europeas, se presentó ayer voluntariamente a la policía de Antrim, donde pasó la noche y su interrogatorio seguirá hoy. La policía puede interrogarlo hasta las 8 de la noche del viernes. Después, la legislación ordena que debe ser presentado ante un juez, que puede decidir su detención o liberación.

El interrogatorio a Adams pone en cuestionamiento las garantías secretas que el ex–primer ministro Tony Blair dio a los republicanos para que no colapsara el proceso de paz. Al menos 187 paramilitares republicanos del IRA recibieron una carta del procurador británico, otorgándoles una amnistía no pública por sus acciones durante la guerra civil, que les impide procesarlos. Nadie sabe si el caso Adams colapsará si se presenta ante el juez y muestra una excepción del procurador, como sucedió con John Downey, sospechado de colocar la famosa bomba de Hyde Park en 1982, en febrero pasado. La amnistía incomoda intensamente al primer ministro conservador británico David Cameron.

Gerry Adams había afirmado previamente a la prensa que era “inocente” en la muerte de McConville. “Yo creo que la muerte de Jean McConville y su entierro secreto fue un error y es una dolorosa injusticia a ella y su familia”, dijo en una declaración.

El caso resucitó luego de que las autoridades dieran acceso a investigadores norteamericanos del Boston College para hacer “una historia oral del conflicto religioso protestante católico”, que durante 30 años provocó 3000 muertos. Los norteamericanos entrevistaron a guerrilleros republicanos y “loyalistas” protestantes. Hasta ahora no hay nadie condenado por el asesinato pero hay varios republicanos arrestados.

La policía de Irlanda del Norte, cuyo viceprimer ministro Martín McGuinness es el ex jefe del IRA como resultado del proceso de paz, está investigando el grado de participación de los guerrilleros republicanos en el crimen.