Una semana después de haber solicitado diversas medidas para establecer si la mujer pudo haber tenido alguna responsabilidad en el asesinato de Florencia Di Marco, la jueza ordenó la detención de la madre de la chica de 12 años violada y asesinada por su padrastro Lucas Gómez (32), quien ya está encarcelado en un penal de máxima seguridad en el norte de la provincia de San Luis. La acusa de “partícipe necesaria por la omisión en los abusos”.

La jueza Virginia Palacios había ordenado que una comisión investigadora viajase a San Martín de Mendoza, donde vivió Florencia y su familia hasta hace aproximadamente un año, cuando se mudaron a la capital puntana. El requerimiento hacia esa comisión era la realización de un informe socio ambiental de cómo vivían en ese lugar, cuál era su medio de vida y si el hombre imputado cuenta con antecedentes policiales en aquella localidad. Con las conclusiones sobre su escritorio, ordenó la detención de Carina Di Marco, quien, al momento del ataque de su pareja a Florencia, estaba dando a luz a su cuarto hijo.