Los presidentes Vladimir Putin y Petro Poroshenko conversaron durante los actos por el aniversario del desembarco aliado en Normandía. Estuvieron acompañados por el francés Hollande y la alemana Merkel. Ambos coincidieron en poner fin al “derramamiento de sangre”.

El presidente ruso Vladimir Putin y su par ucraniano, Petro Poroshenko, recientemente electo, abrieron un diálogo hoy para tratar de llegar a un acuerdo que permita detener la violencia en el este pro ruso de Ucrania.
El encuentro tuvo lugar en el norte de Francia, en el marco de las celebraciones por el 70 aniversario del Día D en Normandía. Ambos hablaron durante alrededor de un cuarto de hora sobre la crisis ucraniana, en presencia de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente francés, Francois Hollande.
Putin y Poroshenko se mostraron de acuerdo en la necesidad de poner fin al derramamiento en la región, así como el cese de las hostilidades tanto por parte de las fuerzas armadas ucranianas como de los insurgentes. Además, ambos destacaron que la crisis sólo puede resolverse mediante medios políticos pacíficos.
En un breve encuentro con periodistas, Putin consideró que es necesario lograr de inmediato una tregua en el este de Ucrania para crear las condiciones que faciliten un diálogo. Y agregó que Poroshenko debe mostrar “buena voluntad” y “sabiduría de estadista”, para lograr esto.
Por otra parte, el mandatario ruso sostuvo que Moscú está dispuesto a entablar un diálogo constructivo con Ucrania sobre el dinero que le adeuda a Rusia por envíos de gas.
Poroshenko, que asumirá mañana la Presidencia de Ucrania, prometió presentar un plan para poner fin a las hostilidades.