Diego Armando Maradona, hoy entrenador de Gimnasia y Esgrima de La Plata, habló de la actualidad de Boca, que busca nuevo director técnico y comienza el ciclo de Jorge Amor Ameal como nuevo presidente, junto a Mario Pergolini y Juan Román Riquelme.

«Siempre lo que diga la gente hay que respetarlo, pero yo lo que dije en la previa es que se debería evaluar el club en todo sentido. Hoy Boca está como está gracias a la gestión de Angelici. Y Román, que nos dio tantas alegrías como jugador, la verdad es que no se preparó para manejar el club. El presidente ya estuvo y fue un desastre, encima se rodeé con un conductor que por ir a la cancha cree que puede manejar el club, y Román… con el vestuario no se maneja un club, es mucho más difícil que parar la pelota, dar un pase o patear un tiro libre. Yo quiero que les vaya bien porque soy bostero, pero es difícil cuando tenés a tipos que no tienen idea de lo que es manejar a Boca», expresó Diego en una entrevista con el diario Olé.

«Boca tiene que llevar un técnico que juegue y sienta lo que es Boca. No es fácil sentarse en esa silla, eh. El mejor de todos es Maradona, ja. Pero ahora no lo dirigiría por más que me lo pida Riquelme porque no estoy de acuerdo con los que van a manejar el club. Por ahí en algún momento se da. Pero a mí me gustaría Mauricio Pochettino. Hay que llamarlo y convencerlo de que venga a dirigir al equipo más grande del mundo», expresó el astro argentino, que además se refirió a la mala racha contra el River de Marcelo Gallardo. «Boca es mucho más grande que Gallardo o que cualquier entrenador. Lo que tiene que hacer Boca es jugar como se jugaban los clásicos con Bianchi. Hay que sacarse esa carga y la mejor manera es con un partido, con un triunfo. Gallardo está de racha, pero es un técnico tremendo, él viva para esto y dirige como jugaba. Es como yo, piensa los partidos atacando, con intensidad, como jugábamos en la cancha. Se merece todo lo que le pasó en River, pero basta viejo, hasta acá llegaste, ¿no querés dejar nada para los demás? ja, ja», añadió.

Pelusa también analizó su presente en el Lobo, que está peleando el descenso en la Superliga. «Fuimos de menor a mayor, pero terminamos de manera positiva. El objetivo era finalizar el año con posibilidades de salir de la zona de descenso y eso se logró. Estamos en la pelea, pero además se potenciaron juveniles, chicos que aparecieron y le dieron fútbol y frescura al equipo. No se pudieron incorporar jugadores cuando llegamos y con el plantel que teníamos logramos el compromiso de los jugadores, que están dejando todo por el objetivo», aseveró. «Nos falta un goleador que es importante en cualquier equipo y más aún cuando estás peleando el descenso y cada gol vale mucho. También un central y un volante, pero lo importante es que lleguen jugadores que se pongan la camiseta y no sientan la presión de lo que estamos peleando», agregó.

Por último, aseguró que «la Superliga es durísima, todos los partidos son tremendos. Hay pocos equipos que por ahí marcan la diferencia como hizo River con nosotros. El resto es todo muy peleado, nadie te regala nada. Son todos partidos que se definen por detalles y por eso tenés que tener variantes. Pero yo veía siempre los partidos y sabía cómo era jugar acá en la Argentina y encima con un nivel arbitral que… mamita. A veces tenés que ganar los partidos dos veces», concluyó.