Un hotel de cuatro pisos se derrumbó el sábado en la localidad de Indore, en el centro de India. Según el periódico The Times of India, el deteriorado edificio se vino abajo cuando un vehículo se estrelló contra su fachada.

Los socorristas rescataron con vida a diez personas de entre los escombros, aunque otras tantas no sobrevivieron al derrumbe. Actualmente, se calcula que otras cinco personas podrían seguir atrapadas entre los restos del inmueble.

Este tipo de accidentes son frecuentes en India debido a la baja calidad de los materiales de construcción y a la velocidad a la que deben levantarse los edificios ante la demanda de viviendas.