Diez turistas occidentales fueron arrestados en Camboya y podrían ser condenados hasta un año en prisión por “cantar y bailar de forma pornográfica”.

Los jóvenes participaron de una popular fiesta con piscina llamada “Let’s get wet”, en Siem Rep, cerca del templo de Angkor Wat.

La policía llegó al lugar, donde había unas cien personas, cerca de las 4 de la mañana y empezó a arrestar gente.

“Somos inocentes. No sabemos por qué hemos sido arrestados. Nadie nos explicó con claridad de qué se nos acusa”, dijo uno de los detenidos al diario británico The Telegraph.

Por su parte, para aclarar el asunto, la policía camboyano publicó en su sitio web un comunicado y fotos que pudo obtener en la fiesta.

La policía que arrestó a 77 turistas y 10 organizadores de la fiesta; la mayoría de ellos fueron remitidos a la “comisión de educación” y liberados.

Pero una decena permanece detenida: seis británicos, dos canadienses, un neozelandés y uno cuya nacionalidad no fue informada.

El fiscal de la corte provincial de Siem Reap, Samrith Sokhon, dijo a Associated Press que las personas que tomaron las fotos también las publicaron en las redes sociales, lo que viola las leyes del país contra la pornografía y la trata de personas.

“Cualquier persona que produzca pornografía se enfrenta a las tradiciones de Camboya”, añadió.

Según un informe anterior de Sarah Kaplan para The Washington Post, “las autoridades se han cernido sobre los visitantes que muestran imágenes indecentes de ellos mismos en los templos cercanos en el Parque Arqueológico de Angkor, que se considera un sitio sagrado, así como un gran atractivo turístico”.