El gobernador kirchnerista Martín Buzzi decidió ayer pedirle la renuncia a su jefe de gabinete, Miguel Castro, después de que trascendiera que éste había mantenido una reunión con el actual diputado nacional Mario Das Neves, ex mentor y actual enemigo político del mandatario. Buzzi tomó las decisión ayer por la tarde y hoy podría nombrar a un reemplazante.

Castro asumió hace sólo seis meses. Y para hacerlo debió renunciar a su cargo de intendente de la localidad de Cholila, porque el Concejo Deliberante le negó una licencia.

Hace 15 días, Castro mantuvo una reuinión secreta con Das Neves, en Rawson, en la cual habría criticado duramente la gestión de Buzzi. El encuentro trascendió ayer y fue ratificado por Das Neves (un ex K, ahora massista), tras otra reunión que mantuvo en la Legislatura con diputados del Frente para la Victoria que responden al ex ministro de Agricultura de la Nación Norberto Yauhar.

Fue después de un acto en que Buzzi decidió echar del puesto a Castro, pese a que la información de prensa aseguraba que el ministro había presentado la renuncia “por problemas personales”. Pero el motivo verdadero de alejamiento no tardó en trascender.

Buzzi había nombrado a Castro después de la derrota estrepitosa que sufrió el kirchnerismo a manos de Das Neves el 27 de octubre del año pasado a tal punto qiue el ex gobernador logró las dos bancas en juego. Entonces, su ex delfín no dejó en su gabinete a ningún kirchnerista puro e intentó crear su propia línea. Poco después se pegó a Daniel Scioli como su referente nacional para 2015 y lanzó su candidatura a la reelección, para la cual tendrá un enemigo político clave: el mismo Das Neves.