Este lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, indicó que la renuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales, es un «momento significativo» para la democracia en la región occidental.

Además, a través de un comunicado de la Casa Blanca, afirmó que este acontecimiento envía «una fuerte señal» a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua, cuya autoridad Washington desconoce.

«Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y al ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino a la constitución boliviana», indicó el presidente de Estados Unidos.

En el comunicado también indicó que «estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán», dijo Trump, en una declaración tras la dimisión de Morales el domingo en medio de multitudinarias protestas por cuestionadas elecciones.