Una mujer de 29 años volvía de donar sangre en un sanatorio de la zona cuando, todavía en ayunas, decidió tomarse el subte en la estación Santa Fe de la línea H.

Cuando la joven estaba esperando la formación, comenzó a sentirse mal. Le dijo a uno de los pasajeros que se sentía mareada pero la mujer caminó para adelante, cayó a las vías del subte y se desmayó.

Al momento de la caída los pasajeros pidieron auxilio al personal de Metrovías pero la gran cantidad de gente que esperaba en la estación complicó su llegada al lugar.´